Noches de Noruega: Ese curioso fenómeno llamado “Russ”

Publicado: 1 mayo, 2015 en Noruega 3.0
Etiquetas:, , , , , , , ,

AdobePhotoshopExpress_2015_05_01_041827

Antes iniciar mi relato del día (en este caso, de la noche), dejadme que aclare que significa “Rus” y “Bakrus“. Rus viene a ser cuando una persona ingiere una cantidad de alcohol suficiente como para ver sus habilidades motrices, cognitivas, así como también su personalidad, pueden llegar a estar mermadas o aceleradas, en tal caso, modificadas en comparación a su estado normal. Vamos, pillar una moña, una cogorza, una santa borrachera en la lengua más coloquial. Es lógico suponer que si Rus es el cebollón, el Bakrus será el síndrome de abstinencia derivado de la ingesta excesiva de alcohol o llámese comúnmente LA RESACA. Dicho esto, estoy en condiciones de iniciar este relato tan fantástico, esperando como no, que sea del agrado de mis fieles seguidores. Todos los que me conocen verdaderamente saben que, en cierta manera, me gusta darle un tope épico a cualquier situación que vivo, cosa que veo o hago, incluso haciéndome una tortilla a la francesa puede parecer que hallo el Santo Grial entre la clara y la yema. Vayamos, sin más preámbulos, a poner agua a la harina, que ya me veo capaz de seguir una introducción apoteósica y faraónica.

Estaba yo ayer, preparándome la cena y la verdad, la intención era irme a dormir y recuperar el sueño perdido que llevo acumulado tras trabajar algunas noches en el Sykehjem de Steinkjer. Nada como una ensalada de rúcula y unos filetes de pollo mientras veía una película en Pordede para ir cogiendo sueño. Estaba viendo los Goonies (imagino que seria la centésima quincuagésima vez que la veo, sin exagerar, vez arriba, vez abajo) y justo cuando Sloth se estaba comiendo deliciosamente la barra de chocolate que Gordi le lanza torpemente a la cabeza, el teléfono sonó; un mensaje del Facebook Messenger (ese gran amigo o gran cabrón depende de quien y del momento que sea). Era mi amigo Mohammed (un innvandrer como yo. Los innvandrere solemos juntarnos y congeniar más que con los noruegos por pura y simple empatía y afinidad: no vivimos en nuestro país ni hablamos nuestra lengua pero entre nosotros hablamos el noruego y hemos hecho de Noruega nuestro hogar), preguntándome si estaba haciendo algo importante. Le iba responder que en ese momento estaba inmerso en un experimento científico donde expongo a altas temperaturas ciertos elementos cuya base química la conforma el carbono y tras dicha exposición, teniendo en cuenta el tiempo y la intensidad de Grados Celsius, Kelvin o Farenheit (según se tercie), combino el resultado a un proceso digestivo mientras el Ciclo de Krebs posterior hace su efecto en estadios más elevados. Os juro que le iba a soltar semejante coñazo pero me dí cuenta de que no poseo suficiente nivel de noruego así que me limité a decirle “Pues nada ahora mismo, cenar y dormir, ¿por?“. Me respondió que me espabilara, que esta noche abrían el Onkel Oskar, que mañana es Uno de Mayo y había fiesta especial.

Rápidamente, mi ciclo de Krebs o lo que queráis que fuera, se despertó de golpe y tras indicarle a mi amigo que terminaba de cenar en breve, me duchaba, me vestía y que en media hora nos veríamos enfrente del bar, me puse en marcha. Raudo y jubiloso como un colegial, engullí los últimos trozos de pollo y me duché en un santiamén. Debo decir que todo hombre (para no generalizar, diré que un gran numero que yo conozco) hace allí el pack: Enjabonarse el pelo, el cuerpo, lavarse los dientes, afeitarse o en mi caso, ponerme las lentillas. Salí de la ducha y miré en el espejo la barba espesa que puebla y me cubre medio rostro. “El look leñador-ESTOESESPAAAARTAAA lo peta“, pensé. Me vestí a ritmo de Patrick Hernandez como ritual casi obligado en la preparación para salir de noche y mientras cantaba BOOOOORN, BOOOORN, BOOOORN….. BOOOORN TO BE ALIVEEE, me volví a duchar por segunda vez pero con Hugo Boss. Salí disparado a la calle mientras seguía tarareando el hit del bueno del Señor Hernández, caminando como si fuera Tony Manero (Debo decir también que los que me conocen, saben que mi caminar es peculiar, chulesco, incluso alguno diría que me falta calle para caminar, que le vamos a hacer) mientras los Bee Gees cantan con su voz de falsete.

Iba caminando a paso acelerado por la calle principal hasta encontrarme, tras recorrer unos doscientos metros, con un tumulto de gente muy muy muy joven frente al bar. Conforme iba acercándome, me daba cuenta de que eran chicos y chicas vestidos con monos de color rojo y ataviados con una gorra también roja, portando en sus manos latas de cerveza, bolsas procedentes del colmado SPAR, que contenía presumíblemente de todo menos zumo de naranja, pero sobretodo, portaban una mezcla de euforismo erótico-festivo y efusividad alcohólica, sin precedentes. No había caído que el Russ había efectuado su disparo de salida.

Seguro que alguno de vosotros me preguntará: “¿Pero eso del “Rus” no era pillar una cogorza como un piano?

La respuesta es SI…. pero una cosa es Rus y otra Russ.

A 4222

Los Russ. Foto: extraida de busqueda en Google.

El termino Russ (con dos eses. Escrito diferente, fonéticamente parecido aunque no igual) hace referencia a una tradición noruega que se remonta hasta tiempos inmemoriales y que cada noruego la ha cumplido en su momento. Reciben el nombre de Russ los estudiantes que preparan los exámenes finales del instituto y esperan al siguiente paso para acceder a la universidad. De momento, esto suena muy rollo Harvard o Princeton y sobretodo…. muy tedioso. NADA MAS LEJOS DE LA VERDAD. Si hay algo que caracteriza a los noruegos, es que son, a diferencia de las personas de procedencia del sur, digamos cerca del ecuador, más fríos. No digo que sean peores ni mejores personas, y en absoluto estoy hablando de que sean máquinas que sólo trabajan y no se relacionan. Los noruegos se lo pasan muy bien y se relacionan muy bien pero…. de forma muy diferente a nosotros. Para nosotros, los de la Península Ibérica, contemplamos la fiesta (incluyendo bebidas espirituosas y música para bailar) en el fin de semana como algo muy habitual, con sus más y sus menos. El noruego también se lo pasa bien de forma homóloga pero…. francamente, hay un antes y un después con el Russ. Podemos decir que todo noruego llega a la culminación de su espíritu fiestero tras el Russ y después, ya puede jubilarse a los 20 años, apuntarse a hacer ganchillo y dejar que el tiempo y el clima hagan su trabajo. Exageraciones aparte, dejadme que profundice en el tema:

WIN_20150501_054632

Tarjeta de visita de una chica Russ. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Cuando las clases terminan, desde el uno de abril hasta el diecisiete de mayo, chicos y chicas de instituto, en plena adolescencia y saturados de hormonas, se atavían con el uniforme Russ de rigor (Disponible en este enlace, por si os llama la necesidad de vestiros para la ocasión en la comunión de vuestro primo pequeño) que consiste básicamente en una gorra a lo Marlon Brando en “Salvaje” pero en color chillón, un mono de color, habitualmente decorado con la bandera noruega en el trasero o delante y múltiple merchandising disponible en la página web. Se pueden encontrar diferentes colores de monos, que corresponden al tipo de carrera que el estudiante elige, pero habitualmente hallamos color rojo o azul. Los Russ también confeccionan y reparten a toda persona con la que se cruzan, unas tarjetas de visita a lo Bufete de Abogados Cleyman’s & Cleyman’s, pero en su caso aparece una foto del Russ en cuestión, acompañada con frases tipo: “Extremadamente Sexy”, “Dime dónde es la fiesta y allí estaré” o “Hay que darlo todo, ya descansarás cuando mueras”.  Hasta aquí todo bien. Esperad…. HAY MÁS, MUCHO MÁS.

russ06

Grupo de Russ. Foto: Extraído de Google.

El Russ, lejos de parecer algo torpemente elaborado y organizado, está perfectamente diseñado. Podemos encontrar a un presidente organizador del evento y debajo de él, los responsables. ¿Y esto es realmente importante? La respuesta es SI. Porqué presidentes y responsables van a decidir que pruebas realizarán los Russ durante ese mes y medio de fiesta. CONFESAD…. ¿A QUÉ EMPIEZA AHORA A ENTRAROS EL GUSANILLO? No imagináis lo que se encierra en el fenómeno Russ… pero afortunadamente para vosotros, estimados lectores, Bruno está aquí para arrojar un poco de luz a la cuestión que acontece. Prosigamos.

113963210.knWgDnIP

Russ en plena vorágine. Foto: Extraída del Google.

Los estudiantes que aspiran a entrar a la universidad deberán antes realizar, de forma satisfactoria, una serie de pruebas y estas tienen como recompensa una serie de distintivos (algunos pensareis que son medallas, pero en realidad yo hablo de cucharas de madera atadas a la gorra, cintas de color y otros ornamentos que identifican al Russ como realizador de la prueba.Todo ese tipo de ornamentos son los galones que lleva todo Russ con orgullo. Y no es para menos. ¿En que consisten las pruebas? Podemos encontrar de todo, pero para mayor inri, lo expondré en una lista y trataré de aumentar el nivel de NOVICE a nivel FUCKING ALLMIGHTY GOD (criterio no adjudicado por mí, que conste, sólo es una forma de nombrar los niveles en cuanto a su dificultad) para que veáis de que trata:

-Pasearse durante un buen espacio de tiempo ataviado con unas alpargatas hechas de barras de pan de cuarto.descarga

-Pasar una calle entera a cuatro patas, ligado con una correa y andar como si fuera el Russ un perro.1279102283-highschool-students-celebrate-russ-in-oslo-norway_64666

-Pasearse DESNUDO por la calle (En el caso de Steinkjer, pasar el puente que cruza el río).russ-for-jul2

-Acercarse a los agentes de policía de la ciudad en servicio y aparte de robarles un beso, hacerle alguna putadilla ligera, habitualmente, quitarles la gorra y salir corriendo.

-Meterse en el fiordo desnudo. El responsable define si el Russ lo hace al mediodía, por ejemplo, cuando puede que haya gente presente. O puede elegir de noche, cuando no hay nadie pero el agua del fiordo esta terriblemente fría.

-Beberse un pack de seis cervezas en un breve espacio de tiempo (definido por responsables).russ-2_4884672a

-Permanecer en el centro de una rotonda TOOOOOOOODO un día y animar a los conductores de coche que transitan por dicha rotonda, que hagan sonar el claxon. Con cada bocinada, beberán un trago de cerveza o que hayan conseguido del supermercado. La duración de ese trago viene determinada por la duración de la bocinada. Si un amable conductor decide dar seis vueltas a la rotonda sin dejar de pulsar el claxon, lo que tarde el claxon en silenciarse es lo que tardará el Russ en terminar de beber.

De momento, estáis leyendo que las pruebas, son medianamente normales, dependiendo del propio nivel de festividad e idiosincrasia, pero dejadme comentaros que también se dispone a pruebas SUBIDITAS DE TONO. Huelga decir que en este apartado, ningún Russ es coaccionado, todos son libres de escoger y decidir si quieren o no. También debo decir que esta lista ha sido extraída de fuentes online y de alguna que otra persona que una vez fue Russ y a la que prefiero que mantener en el anonimato:

-Caminar por la calle y de golpe robarle un beso a un transeúnte a elección del Russ. Ese beso variará en función de su intensidad: puede tratarse de un beso en la mejilla hasta un beso en el que el Russ trate de meterle la lengua hasta el tuétano.

Y a partir de aquí, todo lo que vuestra imaginación sugiera, de menos a más… y creedme, lo más fuerte que podáis pensar, aún más.

978x

Servicio de Emergencias asistiendo a un Russ. Foto: Extraída de Google.

Cada prueba cuyo éxito se vea coronado es un distintivo que el Russ lleva con absoluto orgullo y destaca a unos u otros por ese tipo de distintivo que porte. Con cada prueba, un galón. Mezclad esas pruebas con una cantidad ingente de alcohol y un cuerpo lleno de hormonas que suplican liberarse durante un mes y medio. ESO ES UN RUSS.

russ05

Russ desfilando el 17 de Mayo. Foto: Extraído del Google.

Debo manifestar que, aunque el resultado final del evento es, en contadas ocasiones, el caso de unas pocas chicas de instituto embarazadas que no pueden recordar quien fue el responsable del escarceo debido a la ingesta monstruosa de bebidas espirituosas, comas etílicos o problemas secundarios derivados de las actividades antes mencionadas, por lo general, es un mes y medio bastante loco donde reina la alegría, el buen rollo y el alcohol pero sobretodo, la amistad entre los Russ, así como su despreocupación por todo lo que no sea pasarlo teta. Se pasan todo un mes y medio prácticamente sin quitarse el mono Russ hasta llegar el diecisiete de mayo, que corresponde al Día Nacional Noruego, la celebración del Día de la Constitución. En ese día, todo noruego saca sus mejores galas del armario, su bandera y luce ambos con absoluto orgullo. Por todas partes pueden verse motivos de colores de la bandera noruega, un sentimiento patriótico mas que palpable,  bandas de música y desfiles de todo tipo por todas partes. Y los Russ no son menos. Portan estandartes, tocan instrumentos musicales y salen a desfilar en tropel, llevando su propio Russ-movil; dependiendo de que parte de Noruega se hallan y por tanto, dependiendo del poder adquisitivo de cada uno, podemos encontrar desde coches tuneados con simple pinta de grafiti, hasta AUTOCARES llenos de pantallas de televisión y equipo de sonido que harían palidecer a cualquier DJ decente. La ocasión lo merece, estos chicos llevan trabajando y ganándose un sueldo que guardan exclusivamente para este día. Es la culminación. Ese día es la fiesta.

Perdón, no lo he expresado bien. Es LA fiesta.

Después del desfile, los Russ inician una fiesta que se desarrolla en el más absoluto secreto. Nadie que no sea Russ tiene acceso a esa fiesta y no es para menos; ha habido casos de personas ajenas al circulo estudiantil que han pretendido acceder a esa orgía de hormonas y alcohol, con la intención de llevarse a algún estudiante al catre, aprovechando el estado etílico y la predisposición de este.

Se trata de una noche que jamas olvidarán. Y después de eso, LA VIDA NORMAL Y REAL.

Tras este relato sobre los Russ, vuelvo a ayer, caminando por la calle mientras sorteo a los alegres y etilizados pre-universitarios, tratando de encontrar a mi amigo Mohammed entre el gentío. No tardo mucho en hallarlo, acompañando por dos innvandrere más, conversando. Tras el afectuosos y caluroso saludo entre nosotros, entramos al Onkel Oskar, donde congregaba a los mismos de siempre y cuyo personal ya conoces y te conocen por ser asiduo al único bar/discoteca que hay en Steinkjer. El ambiente es muy bueno y aunque el noruego tiende a necesitar beber un poco de alcohol para poder socializarse mínimamente y perder la vergüenza para bailar, todo transcurre sin incidentes, bajo una atmósfera de buen rollismo: huelga decir que cada vez que salgo de casa para ir a tomar unas copas y bailar, una o dos personas me premian con algún comentario no carente de una buena dosis de risas; hace dos semanas una chica me pedía un autógrafo porqué me confundió con su cantante favorito y cinco segundos más tarde, otra chica se acercó para comentarme entre sonrisas que poseía notable parecido a Christian Grey (Si, el mismo señor Grey de “Cincuenta sombras de Grey”), si, un NOTABLE PARECIDO. Vamos, como de un huevo a una castaña, pero fue más que divertido. Esta semana, han sido dos chicos los que se han acercado para preguntarme mientras estaba en el baño, si estaba en las Fuerzas Especiales, porqué con la barba que llevaba (bastante poblada por cierto) y mi constitución física, tenia todo el aspecto de pertenecer a los Navy SEALs o Spetznaz. Me han estado siguiendo durante una hora de reloj por todo el recinto para preguntarme en que guerras he estado y que armas de fuego puedo recomendarles para organizar partidas de paintball. Incluso después de repetirles unas cuantas veces que nunca he estado en el Ejercito y que era enfermero, no había nada que hacer, para ellos yo era un Navy SEALs que no podía delatar mi condición de SEAL al primer borrachuzo que se cruzara en mi camino y ellos lo comprendían pero tenían curiosidad en saber si es tan duro aquello. Realmente el noruego es un ser muy divertido.

La noche es intensa pero breve y a las dos de la mañana, el Onkel Oskar anuncia su cierre encendiendo las luces. Mohammed y yo salimos del bar y vamos a su casa para relajarnos con buena y tranquila música mientras tomamos te de canela y charlamos de trivialidades (música, diferencias y semejanzas entre dos religiones diferentes, tipos de comida típicas de mi región y la suya, etcétera) y dejamos que el tiempo fluya tranquilamente hasta que los primeros rayos de sol destellan a través de la ventana. Me despido de mi buen amigo con un abrazo mientras camino hacia casa y pienso en los Russ, en el diecisiete de mayo y en que mañana hasta domingo tengo turno de noche en el centro.

También medito en lo que voy a escribir en este blog y este es el resultado. Buenas noches.

comentarios
  1. pabloeirma dice:

    Hola! Soy Irma y vivo en Bergen. Me ha hecho mucha gracia tu entrada, de hecho la he enlazado en nuestro blog, porque el anho pasado tambien escribimos una entrada acerca de los Russ. Por si quieres echarle un ojo, se llama De ria a fiordo y cuento 20 y tambien esta en WordPress (esta todo junto, deriaafiordoycuento20).
    Un saludo!!

    • bobtainer dice:

      Hola Irma, por supuesto que me parece genial tu enlace. Muchas gracias por tu comentario. Las valoraciones positivas o negativoconstructivas siempre son y serán bien recibidas en este mi modesto espacio. Ten por seguro que entraré en vuestro blog y lo chafardearé, incluso escribiré algo. Por cierto, del 7 al 11 de mayo voy a ir a Bergen para ver a una amiga y de paso hacer turismo, quizás podamos vernos y de paso, recomendadme algunos lugares interesantes que visitar. Un abrazo!

  2. […] Noches de Noruega: Ese curioso fenómeno llamado “Russ” […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s